Descubre los beneficios del yoga y que aporta a tu día a día

Las 10 principales razones para practicar Yoga y cuales son sus beneficios.

Vivimos inmersos en una rutina de estrés y tensión donde priman las prisas, el trabajo siempre es urgente y perdemos contacto con el momento presente, precipitados en un futuro que nunca llega.Detente un instante. Ese ritmo frenético empieza a pasar factura a tu organismo, tu cuerpo se queja y tu mente, también. Los dolores de espalda, hombros o cabeza se han incorporado a tu rutina y desconectar de todas las obligaciones empieza a ser una utopía.¿Buscas un respiro?. La acción de desconectar es humana, necesaria y beneficiosa, pero muchas veces no sabemos cómo hacerlo.El yoga da respuesta a esa necesidad, aportando incontables beneficios tanto a nivel físico como mental.A continuación detallamos los principales beneficios del yoga y cómo su práctica irá cambiando tu vida, día a día.

Empecemos por lo físico, lo tangible y más medible que comenzaremos a sentir en nuestro cuerpo conforme pasen las primeras sesiones de yoga.

Mejora de la respiración

Una parte fundamental en cualquier práctica de yoga, sea del estilo que sea, es la respiración.

Los ejercicios para el control de la respiración son conocidos como Pranayamas y a través del control de la respiración, se busca obtener estados alterados de la conciencia. Esto tiene lugar regulando el nivel de oxigenación en sangre mediante el control del flujo de respiración. Si hipoventilamos o hiperventilamos tendremos sensaciones distintas tanto a nivel físico como mental. Dominar la respiración diafragmática es clave para poder desarrollar una buena práctica yóguica y tener un mayor control sobre nuestro cuerpo y nuestras emociones.

Refuerza el sistema inmunológico

Mucho se ha hablado del cortisol, la hormona del estrés, de cómo sus desajustes son perniciosos para nuestra salud y cómo afectan negativamente a nuestro sistema inmunológico. En personas con niveles de cortisol normales (que los hay) el yoga no parece tener incidencia sobre su regulación, es decir, en una persona sana con niveles de estrés sanos, necesarios para el correcto desarrollo de la vida, el yoga no alterará la producción de cortisol. En el caso de pesonas con desequilibrios en esta hormona, parece haber evidencias científicas suficientes que demuestran como la práctica habitual de yoga ayuda a recuperar unos niveles normales, reduciendo el estrés en sus manifestaciones tanto psíquicas como físicas y permitiendo que el sistema inmunológico se recupere y pueda proteger nuestro organismo de las amenazas externas.

Aumento de la flexibilidad

Puede que de entre los beneficios más populares del yoga se encuentre el aumento de la flexibilidad. Al igual que los ejercicios más aeróbicos y dinámicos trabajan nuestros músculos, el yoga trabaja especialmente nuestras articulaciones. Ejercitar las articulaciones de una forma suave y respetuosa ayuda a que se mantengan en un mejor estado durante más tiempo. El yoga busca el conocimiento y control de todo el cuerpo, por lo que no quedará una articulación por trabajar, evitando su deterioro y agarrotamiento, típicos de estilos de vida más pasivos. Al mismo tiempo, al ser un ejercicio de bajo impacto, las articulaciones trabajan pero no se ven castigadas por un exceso de presión.Todo esto acaba suponiendo un mayor rango de movimiento en las articulaciones, obteniendo una mayor flexibilidad.

Mejora el equilibrio

Fruto del desarrollo de Dharana, la concentración, y a través de la práctica de asanas (posturas) y la atención plena, se consigue un mayor control sobre el cuerpo, pudiendo observar nuestros movimientos con mayor nitidez y haciendo que el mantener posturas de equilibrio sea poco a poco más sencillo. Nuestro sentido del equilibrio irá mejorando y afinándose conforme avancemos en la práctica.

Equilibra el Sistema Nervioso

Con el equilibrio entre posturas dinámicas y estáticas, momentos de acción y reposo que nos ofrece el yoga, se estimula la calma y relajación, activando el sistema nervioso parasimpático (SNP), encargado de mantener un estado corporal de descanso y permitiendo la recuperación después de un esfuerzo físico. El sistema nervioso simpático (SNS) es el que regula nuestras reacciones e impulsos, preparando al organismo para responder ante las situaciones extremas. Nuestro ritmo de vida actual hace que el SNS esté sobreestimulado, de manera que el SNP ve entorpecida su función y como consecuencia sufrimos un mal descanso y una mala recuperación. La práctica habitual de yoga ayudará a equilibrar ambos sistemas, permitiendo un mejor funcionamiento de nuestro equilibrio, al encontrarse en mayor armonía.

Hasta aquí los beneficios físicos que podrás descubrir y sentir conforme avances en tu práctica yóguica…pero, y que hay de los beneficios mentales/emocionales?. Aquí va una muestra de ellos!

Reduce la ansiedad y el estrés

El estrecho vínculo cuerpo-mente ha sido conocido desde la antigüedad, e investigado con profusión hasta nuestros días. Hemos sabido que no cabe una mente estresada en un cuerpo relajado, ni tampoco se puede dar un cuerpo tenso en una mente tranquila. Y aquí entra en juego la magia del yoga. Puede que físicamente no se aprecie más que una serie de extraños estiramientos en una sesión de yoga, pero esos estiramientos tienen una incidencia directa sobre nuestro cerebro. El hecho de relajar y estirar músculos agarrotados por el estrés hace que nuestro cuerpo se relaje, e inevitablemente nuestra mente le acompañe. Actuando de manera consciente y meticulosa sobre nuestra musculatura, hackeamos nuestro cerebro, obligándole a desconectar, aunque sólo sea un poquito 😉 , reduciendo los niveles de ansiedad y estrés que nos acompañan habitualmente.

Aumenta la calidad del sueño y ayuda a dormir

En general, todos los estilos de yoga nos ayudarán a dormir más y mejor, por aquello de la regulación de los sistemas nerviosos simpático y parasimpático. Pero hay determinadas técnicas meditativas, como el Yoga Nidra, que nos darán las herramientas necesarias para acceder a capas profundas del subconsciente, alcanzando la llamada zona de cero estrés, donde el sueño es realmente placentero y reparador.

A través del yoga conseguimos una mayor percepción de nuestras emociones y reacciones, lo que nos da un mayor control sobre ellas. Esto hace que, ante situaciones de estrés, sepamos reaccionar de una forma equilibrada y apropiada.

Mejora el rendimiento laboral

A través del yoga conseguimos una mayor percepción de nuestras emociones y reacciones, lo que nos da un mayor control sobre ellas. Esto hace que, ante situaciones de estrés, sepamos reaccionar de una forma equilibrada y apropiada, conservando la cabeza fría y no dejándonos arrastrar por la situación. En el ámbito laboral esto es una gran herramienta, que nos permitirá superar situaciones adversas de la mejor manera posible.

Aumenta la capacidad de atención y mejora el aprendizaje

El desarrollo de la atención plena, tan conocido ahora como Mindfulness, es uno de los pilares del yoga. Se trata de entrenar nuestra mente para vivir en el momento presente, sin anclarnos en el pasado, ni proyectarnos al futuro, ser conscientes del aquí y ahora, desarrollando nuestro máximo potencial al estar libres del peso del pasado y no ahogarnos con las incertidumbres del futuro. A la vez, la reducción de los niveles de estrés y ansiedad que nos aporta la práctica de yoga, hace que nuestra mente sea más fértil y propicia para adquirir nuevos conocimientos.

Protege contra el envejecimiento

Los datos revelan que una práctica constante y regular de yoga, asociada a un estilo de vida saludable, tiene incidencia directa en la telomerasa, enzima encargada de proteger los telómeros de nuestros genes, evitando que se acorten. Recientes estudios asocian el envejecimiento celular directamente con el deterioro de estos telómeros, con lo que mantenerlos en las mejores condiciones nos proporciona un organismo más sano, una esperanza de vida mayor y de más calidad.

Hasta aquí algunas (¡si, sólo algunas!) de los bondades que encontrarás al practicar yoga. Recuerda combinar tu práctica de yoga con un estilo de vida activo y saludable para obtener los mayores beneficios posibles y disfrutar de una vida sana y feliz.

¿Te animas a probar? Si ya te has convencido de que el yoga puede ser una herramienta que ayude a mejorar tu vida, recuerda que en Loving Yoga disponemos de clases diarias en un amplio horario. Más información en el siguiente enlace: www.lovingyoastudio.es¡Nos vemos en la esterilla! Namasté